¿Y el baño de humildad?