El derbi del Levante termina en tierra de nadie