El Arsenal rompe su ´techo de cristal´