Barcelona y Madrid hacen los deberes