Rudd Van Nistelrooy con pié y medio en el Madrid