¿Sirve de algo echar a Hodgson?