Un derbi que sigue la tradición