La guerra que Platini jamás ganará