0

Info@futboldeetiqueta.com




Como decía Calderón.-"Los sueños,sueños son".Y es que como si fuese un dulce sueño el Granada llegaba con la ilusión de dar el "campanazo",y no venían solos los nazaríes,venían con 5.000 orgullosos granadínos que hicieron que la afición del Madrid no se supiera ni que estaba en el Bernabéu.

El partido comenzó con los diez primeros clásicos minutos de un Madrid muy físico que estrechaba el cerco sobre el área rival.Llegados al minuto de 19,una asistencia magnífica de tacón en el área pequeña de Özil a Benzema que hacía así el 1-0,pero,si los que estaban viendo el partido pensaban que iba a comenzar un baile del conjunto merengue iba apañados.

En el minuto 22 un centro desde la banda derecha del Granada acabaría por significar el 1-1 tras un cabezazo de Mikel Rico,que hizo por un instante que el Granada se volviése a meter en el partido y trasladar un clima de inquietud a las siempre críticas gradas del Bernabéu.

El partido estaba en el punto más bonito,Dani Benítez hacía internadas con mucho peligro por banda izquierda y siempre vigilado por un buen Varane. En un córner,el Madrid logró el 2-1 gracias a un cabezazo del sevillano Sergio Ramos,que lo festejó con el carismático delegado madridista "Herrerín".Con este 2-1 se retíran los dos conjuntos del terrenos de juego,esperando mejorar en el caso del Madrid y no bajar el pistón en el caso de los andaluces.

Comienza la segunda parte,y no pudo empezar de peor manera para los de Fabri,ya que en el primer mínuto amplía la diferencia el "Pipita" Higuaín,que recibe el balón y dispara para batir a un Roberto que no termina de dar crédito a lo que le acaba de suceder.

El partido ya ahora sí,estaba en la fase que más le gusta al Madrid,y el Granada lo único que podía hacer,además de rezar,era encerrarse atrás y aguantar el chaparrón,o salir e intentar marcar un gol que los metiese en el partido,pero facilitándole también la contra al Madrid. Con un 3-1 en el marcador,el partido ya estaba muy cuesta arriba para el Granada,así que el Madrid decidió liquidar el partido,y apareció el delantero que ahora mísmo,está dando lo mejor de sí,y ese es Karim Benzema,que establecía en el mínuto cincuenta y uno marcaba el cuarto para el Madrid.

El marcador se movió de nuevo con un buen gol desde la frontal del área al primer toque del portugués Cristiano Ronaldo,pichichi con ventiún goles y que no lo celebró,algo que dará que hablar durante la semana.El partido terminó con un 5-1 y la sensación de que lo mejor del partido no fué lo que se vió sobre el campo,sinó esa afición que trenta y seis años después volvió al Bernabéu

Esta semana el Madrid tendrá una prueba de fuego,la Rosaleda dictará sentencia y decidirá si el Madrid sigue adelante en la Copa de S.M.El Rey y se enfrentan en cuartos,ya que el Osasuna es imposible que levante el 4-0 de la ida en el Cam Nou.